Convivencia de hecho otra alternativa del matrimonio.

Convivencia de hecho Asistencia Brito

Convivencia de hecho

Ellos se enamoraron y decidieron vivir juntos en Italia. Alquilaron un apartamento y comparten los gastos. Conviven desde hace más de 6 años como si fuera un matrimonio. Ante los amigos son una pareja, y ante la ley pueden reconocer su convivencia de hecho «cohabitantes de facto».

Aunque es un tema bastante difundido lo retomo para alertar algunos amigos que llegan a Italia y se encuentran en esta situación: conocen a una persona, comienzan a vivir juntos; pero por diferentes motivos no pueden o no quieren casarse. A partir del 2016 en Italia, el matrimonio no es la única vía para formalizar una relación, pues la propia ley da la alternativa de la convivencia de hecho.

El respaldo de esta figura jurídica, que constituyó un gran paso de avance para la sociedad, permite proteger legalmente a los convivientes ante situaciones desfavorables. Pues anteriormente dejaba totalmente desamparado a una parte de esta unión, después de tantos años de convivencia. Podemos decir que bajo una convivencia de hecho se equiparan muchos derechos y obligaciones a un matrimonio.

¿Qué es la convivencia de hecho?

La convivencia de hecho en Italia se estipula en la Ley 76 del 20 de mayo del 2016, conocida como la Ley Cirinna. A partir de esta legislación se le dio la posibilidad, a las uniones de parejas que conviven juntas, de reconocer su relación legalmente sin necesidad de recurrir al matrimonio.

En el artículo 36 de la Ley antes citada, se establece el concepto de convivencia de hecho dada por la unión estable de dos personas mayores de edad, de lazos emocionales de las parejas y asistencia mutua moral y material. Que no estén ligados por parentesco, afinidad, adopción, por matrimonio o por unión civil.

Contrato de Convivencia

Para formalizar esta unión se debe establecer el Contrato de convivencia. Es un acuerdo entre ambos convivientes en escritura pública o privada que se presenta ante abogado o notario para darle carácter público. El contrato puede contener según el artículo 53 de la Ley 76/2016:

  1.  la indicación de la residencia;  
  2. las modalidades para contribuir a las necesidades de la vida en común, en relación con los ingresos de cada uno y la capacidad de trabajo profesional o a domicilio;
  3.  el régimen patrimonial de la comunidad de bienes. Puede ser comunión o separación de bienes. Este régimen puede ser modificado en cualquier momento.

¿Cómo se puede terminar este contrato?

Para tranquilidad de las partes  este contrato de convivencia puede terminar en cualquier momento. Y es mucho mas simple que un procesos de divorcio, las causas son las siguientes:

  1. Cuando ambas partes de mutuo acuerdo deciden terminar la relación de convivencia.
  2. Por retiro unilateral; que consiste en que una de las partes no desea continuar la convivencia y de forma independiente finaliza el contrato.
  3. Cuando existe un matrimonio o unión civil entre los convivientes o entre convivientes y otra persona.
  4. Muerte de una de las partes contratantes.

Derechos y deberes para las partes de la convivencia.

  • Los convivientes se consideran un núcleo familiar por lo que los ingresos de ambos pueden formar parte de una declaración única de ISEE. Esto le permitirá beneficiarse de los derechos y facilidades que da el estado italiano como bonus familiares y otros.
  • El conviviente que no posea el permiso de residencia en Italia puede solicitarlo amparado en esta condición de conviviente de hecho.
  • En caso de cese de la convivencia de hecho, el derecho a recibir una pensión alimenticia del ex conviviente, si está en necesidad y no puede hacerse cargo de su propia manutención.
  • El derecho del conviviente a participar en la gestión y beneficios de la empresa familiar del socio, así como en los bienes adquiridos con este último y en los incrementos de la empresa, en proporción al trabajo realizado.
  • Mismos derechos que el cónyuge en los casos previstos por el sistema penitenciario. La oportunidad de visitar a su pareja en la cárcel

 

En caso de enfermedad de uno de los convivientes.

  • El derecho recíproco de visita, asistencia y acceso a la información personal, en caso de enfermedad u hospitalización del socio de facto.
  • El derecho a designar al socio como su representante en caso de enfermedad que implique incapacidad para comprender y querer, para decisiones sobre salud o muerte, en relación con la donación de órganos, métodos de tratamiento del cuerpo y celebraciones funerarias.
  • El conviviente de hecho puede ser designado tutor, curador o administrador de apoyo, si el socio es declarado inhabilitado, incapacitado o beneficiario de la administración de apoyo.

 

En caso de que fallezca uno de los convivientes

  • En caso de fallecimiento del propietario de la vivienda común, el conviviente superviviente podrá permanecer en la misma durante dos años o por un período igual a la convivencia si es superior a dos años y no superior a cinco años.
  • Si el conviviente superviviente tiene hijos menores de edad o discapacitados, tiene derecho a permanecer en la casa de residencia común durante un período no inferior a tres años.
  • En caso de fallecimiento del arrendatario o de su desistimiento del arrendamiento de la casa de residencia común, el conviviente tiene derecho a sucederle en el contrato.
  • El mismo derecho a la indemnización por el daño que le corresponda al cónyuge supérstite, en caso de fallecimiento del conviviente de hecho como consecuencia de un acto ilícito de un tercero.

 

Si usted se encuentra en una de estas situaciones puede valorar la formalización de la convivencia de hecho, que  da la tranquilidad y garantía jurídica similares a las del matrimonio. Como siempre espero que les sea útil este artículo de la convivencia de hecho y si necesita más información cuenta con ASISTENCIABRITO.COM a un CLIK de distancia. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *