6 Motivos para perder la custodia de los hijos menores en Italia.

Motivos para perder la custodia de los hijos menores en Italia.

Motivos para perder la custodia de los hijos menores en Italia.

El padre de mi hijo me dijo que se iba a llevar al niño y me quitara la custodia. Esta es una de las tantas preocupaciones de las madres, sobre todos las que somos extranjeras en Italia cuando la relación con sus parejas no va muy bien. Por lo general somos nosotras las mujeres extracomunitarias las que en una familia tenemos pocos ingresos económicos y en ocasiones ninguno. Por otra parte, no poseemos una casa propia y nuestro dominio de las leyes son más limitados. Motivo por el cual a veces somos amenazadas con perder la custodia de los hijos menores después de un divorcio o una separación. Veamos cuáles son realmente los motivos para perder la custodia de los hijos menores en Italia. Conozcamos nuestros derechos.

Comencemos por aclarar que solo se puede perder la custodia de un hijo menor cuando tenemos conductas probadas que ponen en riesgo o pueden afectar la seguridad física o emocional del niño. Los procesos de pérdida de custodia son uno de los más sensibles del derecho de familia. Se trata por todos los medios de evitar o disminuir las afectaciones afectivas y psicológicas para los menores, poniendo sus intereses y bienestar por encima de todo.

Diferencia entre custodia y patria potestad.

La patria potestad y custodia no es lo mismo, existen diferencias entre ellas. La patria potestad es la representación legal del menor por sus padres. Se ejerce por ambos progenitores, estén juntos, separados o divorciados. La patria potestad abarca las siguientes funciones.

  • Asistencia: cuidado diario, atención, higiene y salud del niño.
  • Educación y formación integral: estar al tanto de su educación, comportamiento, sus estudios, abarca la formación cultural y deportiva.
  • Administración de sus bienes: los bienes propios de los hijos les pertenecen a ellos, pero su administración corresponde a los padres, salvo excepciones.

La custodia se refiere a la convivencia diaria del menor con uno o ambos padres. Es el conjunto de decisiones ordinarias que afectan a la vida cotidiana de los hijos, su cuidado y asistencia.

Cuando estamos ante una separación o divorcio, la custodia se atribuye al padre, a la madre o a ambos de forma compartida. La guarda y custodia es parte integrante de la patria potestad.

La custodia regulada en el Código civil italiano.

La Ley italiana que regula el tema de la custodia de los menores es el CÓDIGO CIVIL ITALIANO en su artículo 155. En el mismo dispone que: en el caso de separación de los padres, el niño tiene derecho a mantener una relación estable y continua con cada uno de ellos, para recibir atención y educación de ambos y para mantener una buena relación con las familias de ambos padres. 

El código civil establece que como prioridad la patria potestad y la custodia de los menores será compartida entre ambos padres.  A menos que, por motivos que afecten los intereses morales y materiales de los hijos, sea recomendable que ejerza la custodia uno solo de los padres. No obstante, si uno solo tiene la custodia, ambos padres están obligados a velar por el sustento económico de los hijos en proporción a sus ingresos.

Cada uno de los padres tienen derecho a pedir, en cualquier momento, modificaciones de la custodia, la patria potestad o todas las medidas relativas al cuidado de los hijos. El juez, si acepta la demanda, puede otorgar la custodia exclusiva al progenitor en manera inmediata, salvaguardando los derechos del menor. Si la demanda resulta sin fundamento, el juez tendrá en cuenta la actitud del progenitor demandante para determinar las medidas a adoptar en el interés de los hijos.

¿Cuáles son los motivos para perder la custodia de los hijos menores en Italia?

 

1) Modo de vida desorganizado que afecte la estabilidad y los cuidados del menor.

Para un menor es esencial vivir en un ambiente estable que le proporcione bienestar y permita un desarrollo adecuado de sus relaciones afectivas. No estamos hablando de lujos sino de respeto de los horarios cotidianos, de sus derechos como ser humano, de su espacio de juego o estudio, garantizar su alimentación entre otros aspectos básicos para la vida.

Es obligación de los padres atender y cuidar a sus hijos en las necesidades diarias: alimentación, higiene, atención médica, estudio y todo lo relacionado con la escuela. Detengamos en este aspecto de la escolarización. Es obligatorio para los padres garantizar que sus hijos asistan a la escuela, inclusive su violación constituye un delito regulado en el código penal italiano.

Por lo que las conductas desorganizadas o peligrosas de los padres, o de las nuevas parejas de sus padres, que pongan en riesgo su estabilidad es uno de los motivos para perder la custodia de un hijo en Italia. También la desatención de los cuidados principales de los hijos puede llevar a la privación de la custodia.

2) Cambio de lugar de residencia que afecte la estabilidad del menor.

En ocasiones cuando termina una relación es necesario cambiar de domicilio por varios motivos (trabajo, disponibilidad económica, acercamiento a otros familiares). En este caso se traslada la residencia del menor a otra ciudad, y es obligatorio valorar todos los aspectos: los motivos y si afecta o no y en qué medida incidirá en la vida del menor. La estabilidad en el entorno social, educativo y familiar es fundamental para el adecuado desarrollo del menor.

En estos casos el padre que no tiene la custodia se preocupa por el distanciamiento de sus hijos conllevando a establecer un proceso legal para impedir el cambio de domicilio. Aclaremos que sólo prospera esta demanda cuando el cambio de domicilio afecta el desarrollo del menor. El progenitor que tenga la custodia podrá perderla si este traslado de residencia si altera la estabilidad de la vida del niño. En caso de que así sea, la custodia puede pasar al otro progenitor si reúne las condiciones.

3) El síndrome de alienación parental.

El síndrome de alienación parental consiste en un trastorno mental del menor provocado por la manipulación de uno de los progenitores en contra del otro. Este es un comportamiento que se ha reconocido recientemente en el derecho internacional y varios países lo acogen por su peligrosidad demostrada.

Esta es una conducta peligrosa de los padres, que puede traer graves consecuencias para la relación de los hijos con el otro progenitor. Recordemos que los menores por lo general confían en sus padres y no concibe ni comprenden cuando su madre o padre les miente, aceptando como verdad lo que se le dice. Los comentarios despectivos o hirientes hacia el otro genitor pueden crear un verdadero rechazo de su hijo rompiendo el lazo afectivo y de apego, a veces irreparable con traumas psicológicos que pueden durar toda la vida.

Una madre o un padre que constantemente habla mal del otro, atribuyéndole comportamientos no reales, como: tú padre no te quiere, ya tiene otro hijo y ahora no te ama, entre otros, son tan dañinos como los padres que no se ocupan de sus necesidades básicas de sus hijos. Pues está desatendiendo la estabilidad emotiva, saboteandola constantemente.  

Por eso es que la conducta de destruir la relación del menor con el otro progenitor, a través de mecanismos emocionales, es otro de los motivos para perder la custodia de los hijos menores en Italia por mala influencia.

4) Adicción importante de los padres que afecte a su capacidad para dedicarse al menor.

El consumo habitual de drogas o alcohol sea del padre como de la madre, siempre que afecte el cuidado y la estabilidad del menor es un motivo justificado para perder la custodia de los hijos menores. Una persona bajo los efectos de estas sustancias pierde la noción de la realidad, no estando en su cabal juicio para atender las necesidades de su hijo. Por esta causa no es apto para conservar su custodia.

También se incluyen otras adicciones, siempre que afecten al normal desarrollo del menor y la familia, como la adicción al juego y las apuestas que lleguen afectar significativamente la economía familiar.

 

5) Ingresar en un centro penitenciario.

Si uno de los padres comete un delito y es sancionado penalmente a privación de libertad, siendo recluido en un centro penitenciario, la custodia pasará inmediatamente al otro progenitor siempre que reúna las condiciones necesarias.

En el caso que se considere que el otro progenitor no es adecuado para ejercer la custodia del menor, se puede dar a un familiar allegado, o será entregado a los servicios sociales.

6) Conductas violentas con los hijos.

Este motivo se explica por sí solo. El hecho que un padre abuse física o psíquicamente de su hijo es una causa inmediata de pérdida de la custodia, inclusive puede implicar la privación de la patria potestad. Va más allá de la lógica que, si un padre agrede o abusa físicamente del niño, lo cual se evidencia con heridas, cicatrices, moretones y quemaduras, no tiene el derecho a continuar a vivir con él.

Hay padres no que logran establecer un límite entre la disciplina o castigo corporal y el abuso. Existen casos en que la base del abuso físico de un menor tiene su origen en que el padre también fue abusado físicamente durante su niñez, a esto se le denomina CICLO DE ABUSO. Otros padres sufren de ataque de ira y agreden a la familia en general. Sean una causa u otra, todas son motivos para perder la custodia de los hijos menores en Italia. 

Derechos de una madre extracomunitaria en Italia

Si te interesa saber cuáles son los derechos de una madre extracomunitaria en Italia haz CLIK AQUÍ.

Como siempre espero que les sea útil este artículo sobre motivos para perder la custodia de los hijos menores en Italia. Si tienes duda o deseas más información puede contactarnos ASISTENCIA BRITO a un CLIK de distancia. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *